Insuficiencia Venosa y Tratamiento Fisico

Según el Consenso Internacional del Comité de Enfermedades Venosas Crónicas de la Sociedad Internacional de Cirugía Cardiovascular Norteamericana, la insuficiencia venosa está definida como una patología que se caracteriza por una función anormal del sistema venoso, causada por incompetencia valvular con o sin obstrucción del flujo venoso de salida, lo cual puede afectar el sistema venoso superficial, el profundo o ambos. La disfunción venosa puede ser resultado de desordenes adquiridos o congénitos.

Teniendo en cuenta la clasificación de CEAP (Clinical Severety, Etiology of cause, Anatomy Pathophysiology), la enfermedad en su estadio avanzado se puede manifestar con edemas, cambios de piel o úlceras venosas, siendo de esta manera una patología de carácter crónico y progresivo (más común en el mundo occidental), acompañándose de una significativa morbilidad y discapacidad, por lo cual es de suma importancia el diagnostico temprano y el tratamiento correspondiente.

Dentro del campo de la Kinesiología y Fisioterapia, existe un amplio campo de trabajo sustentando sus fundamentos en la estimulación de mecanismos que favorezcan el retorno venoso y mejoren el funcionamiento de las válvulas. Esto se logra a través de cambios de presión, reactivando así el retorno venoso de los miembros inferiores hacia el corazón.

Dentro de las medidas que favorecen el retorno venoso, desde el Departamento de Kinesiología y Fisioterapia de Electromedicina Morales sugerimos;
• Presoterapia Neumática Secuencial (Kompressor S6 Max); actuando a través de la aplicación de una presión externa contrarrestando las presiones internas anómalas, y mejorando la eficacia del retorno venoso.
• Respiración Abominó – Diafragmática.
• DLM.
• Cinesiterapia. (Favoreciendo la activación de las válvulas para que el cambio de presión generado estimule el retorno venoso hacia el corazón).
• Utilizar medias de descanso para disminuir la hinchazón crónica. La terapéutica compresiva ha mostrado capacidad para reducir tanto el porcentaje como la intensidad de la sintomatología de la IVC manifestadas en escalas de calidad de vida. (Evidencia A, B, C, Capitulo de Flebología de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Cardiovascular).

Cabe señalar el tratamiento de estas patologías se realizara bajo prescripción médica, solicitando informe de Eco-Doppler de miembros inferiores, para asegurarnos la ausencia de trombos y no ocasionar posibles embolias pulmonares.