Tratamientos de Reducción

Durante años se ha buscado la forma de destruir selectivamente las células grasas del cuerpo humano prescindiendo de todo acto quirúrgico. Una gran parte de las investigaciones realizadas se han basado en el uso del ultrasonido para generar selectivamente uno de sus efectos directos, denominado “cavitación” en el tejido graso.

La tecnología de ultrasonido de baja frecuencia permite tratar de forma selectiva las células grasas y las moléculas de triglicéridos produciendo su rotura sin dañar los tejidos de alrededor. El sistema es muy selectivo, lo cual asegura que el objetivo afectado es el tejido adiposo subcutáneo y no otro.

La emisión de ondas ultrasónicas de baja frecuencia y potencia crea una rápida disminución y aumento de presión que se alterna a un ritmo de aproximadamente 34000 a 40000 veces por segundo. El efecto es una deformación controlada de las células adiposas, llevándolas a lo que se llama “resonancia acústica”, lo que genera destrucción de sus membranas plasmáticas sin afectar vasos sanguíneos, nervios u otras estructuras. Las lipoproteínas liberadas son descompuestas en moléculas más simples, y metabolizadas a través de un proceso fisiológico natural, siendo evacuadas por vías linfáticas y venosas, y eliminadas finalmente con la orina.

El ultrasonido también estimula la micro-circulación a nivel del tejido adiposo subcutáneo, y esto tiene un efecto beneficioso mejorando la apariencia de la celulitis. El ultrasonido afecta el tejido conectivo de la dermis y del tejido graso que se halla debajo, haciendo que las fibras colágenas y elásticas se fortalezcan y se vuelvan más firmes. A su vez, estimula la síntesis de colágeno. Este fortalecimiento de las fibras y aumento de la síntesis de colágeno, mejora la apariencia de la piel y se reduce la celulitis.

Efectos de la Ultracavitación
Es un tratamiento indicado para aquellas personas sanas que no tienen problemas hepáticos o renales, que quieren mejorar el aspecto de su cuerpo sin tener que acudir a la cirugía. Permite realizar tratamientos de depósitos grasos localizados y celulitis con gran seguridad, comodidad y eficacia. Es un tratamiento muy apropiado para abdomen, caderas, cartucheras, cara interna y posterior de muslos, rodillas y brazos.

No tiene ningún efecto secundario, no es doloroso (tan sólo se nota un cierto calor en la zona tratada) y no necesita tiempo de reposo, permitiendo continuar con las actividades cotidianas del paciente inmediatamente después de la sesión. Tan sólo se recomienda antes y después del tratamiento mucha hidratación.

Resultados de la Ultracavitación

Los resultados de la ultracavitación son progresivos, no obstante tras la primera sesión, ya es apreciable una mejoría de la zona tratada. Sus efectos se notan rápidamente, pudiéndose llegar a perder hasta 2 centímetros por sesión, según el caso.
Además de que no es invasiva, la ultracavitación permite focalizar en el punto necesario por lo que los resultados siempre serán más precisos.

Los resultados pueden ser mejorados mediante la combinación con otras prácticas estéticas como la aplicación de vacumterapia o drenaje manual, o botas de presoterapia; como así también maniobras de drenaje, que contribuyen a facilitar la salida de las partículas adiposas.
La utilización de plataforma vibratoria, está muy bien indicada para aquellos pacientes que no desean hacer una actividad aeróbica que es otra de las indicaciones preferenciales después de una sesión de ultracavitación

Recomendaciones: Ingerir abundante cantidad de agua y los 2 días anteriores a la sesión no realizar drenaje linfático o actividad física intensa. Los tratamientos de ultracavitación están contraindicados para personas con obesidad generalizada, hígado graso, colesterol o triglicéridos altos, embarazo, lactancia y/o utilización de marcapasos.